Buscar
Filters
Close
RSS

Blog

LA L- CARNITINA MEJORA LA RECUPERACIÓN
Hasta hace poco se decía que esta sustancia favorecía la pérdida de peso y que activaba el metabolismo. Sin embargo, estudios recientes señalan que mejora el rendimiento físico y la recuperación muscular.
Las evidencias científicas lo demuestran, más allá de disminuir el porcentaje de grasa corporal o de acelerar el metabolismo, la L-carnitina, un suplemento seguro para el consumo, mejora el proceso de recuperación post ejercicio. ¿De qué manera? Explica el nutricionista especialista en deporte, Maximiliano Kammerer, que el mecanismo que esta sustancia utiliza para funcionar en el cuerpo es la dilatación de los vasos capilares, lo que permite llevar más oxígeno a la fibra muscular y contrarrestar la hipoxia (disminución de oxígeno que se genera, normalmente, por el ejercicio) y, además, actúa como antioxidante. Todas estas, son razones importantes que definen a la L-carnitina como útil en los procesos de recuperación. 
 
Pero ¿qué es específicamente la L-carnitina? Señala Kammerer que se trata de un aminoácido o una sustancia parecida que, en el cuerpo, tiene la función de transportar los ácidos grasos de la parte externa de la célula hacia el interior. “De esa manera, se pueden oxidar o utilizar como fuente de energía. Por eso, se creía que al suplementar L-carnitina se podía incrementar ese uso de ácidos grasos y, por ende, disminuir el porcentaje de grasa. Sin embargo, las últimas investigaciones nos han dicho que en realidad ese proceso, por más L-carnitina que se consuma no se incrementa, es decir, no hay más uso de ácidos grasos como fuente de energía. La L-carnitina es un nutriente esencial, transportador de ácidos grasos para la posterior generación de energía. Como suplemento dietario ha sido investigado durante el ejercicio para incrementar el rendimiento y en la posible disminución del peso. Sin embargo, algunos estudios han mostrado impacto positivo en el consumo máximo de oxígeno, mientras otros han encontrado resultados contradictorios”.
 
ALIADA DE LA RECUPERACIÓN
En los últimos años una nueva perspectiva ha emergido con respecto a la L-carnitina, varias investigaciones han explorado un mecanismo diferente por el cual la suplementación podría impactar en la recuperación post ejercicio. La teoría se centra en el incremento del flujo sanguíneo al tejido muscular disminuyendo la hipoxia y las secuelas resultantes de esta. “Los estudios han mostrado una disminución de los marcadores del catabolismo de las purinas, minimización en la generación de radicales libres producidos por el estrés mecánico y la percepción del dolor después del esfuerzo como resultado de la suplementación. Mediciones directas del daño muscular con resonancia magnética muestran la capacidad de la L-carnitina para atenuar el daño del tejido muscular ocasionado por el estrés hipóxico”, explica el especialista. 
 
Para lograr los resultados, la dosis sugerida para el consumo de esta sustancia es de dos a tres gramos por día, divididos en dos o tres tomas iguales de un gramo. Por ejemplo, uno al desayuno, uno a la comida y uno antes de entrenar. Otra alternativa es una dosis simple de un gramo, tres horas antes del entrenamiento o una dosis doble de dos gramos, inmediatamente antes de iniciar el entrenamiento. 
“No existe un protocolo de consumo diferente para hombres y mujeres. La cantidad que se debe tomar para mejorar la recuperación es de dos a tres gramos por día, cantidades mayores no representan un efecto significativo. Incluso, más de seis gramos pueden producir diarrea pero, esa es una cantidad exagerada que nadie va a consumir. En definitiva, los efectos secundarios son muy pocos”, advierte Kammerer.
 
Finalmente, existen tres opciones para consumir L-carnitina: polvo, líquido o en tabletas. Sin embargo, más que la presentación del producto, el experto sugiere asegurarse, al momento de comprarla, de que provenga de un laboratorio serio y reconocido en suplementación, “no se ha visto que sea mejor en una o en otra presentación, lo más importante es el laboratorio y que sea solo L-carnitina, que no contenga otras sustancias que pueden ser contraproducentes para la salud como el yodo, por ejemplo. Mi recomendación siempre es tomarla líquida, pues así es más fácil obtener la dosis”. 

 

 
A DECIRLE ¡SÍ! AL DESAYUNO

Sacarlo de la dieta es un error. No comer en la mañana favorece la acumulación de grasa, de tejido adiposo y por supuesto, a subir de peso.

Tal vez ustedes no lo saben, pero para bajar de peso ¡desayunen! No hacerlo puede alterar el metabolismo y llevar a ganar unos kilos de más o incluso, esos molestos ‘gorditos’ que torturan. 
 
A la hora de desayunar incluya todos los grupos de alimentos. Es decir, una porción de harina, un lácteo, una fruta y una porción de queso o sustituto, que puede ser huevo. Además, la preparación debe hacerse con la menor grasa posible, consumir lácteos que sean descremados, cereal integral y evitar el concentrado de azúcar. 
 
Cotidianamente, al iniciar el día, la ingesta de proteína suele ser baja, costumbre poco conveniente, pues es de este tipo de alimentos que se ‘construyen’ los  músculos. Así que a poca proteína, poco músculo.
 
En el caso de los carbohidratos, incluirlos en el desayuno también tiene un alto beneficio sobre la actividad física, pues se convierten en motor para el ejercicio. “Los carbohidratos son los azúcares complejos, dentro de este grupo están las harinas y es importante porque estos son la fuente de energía primaria. Es la gasolina con la que funcionamos y si una persona va a hacer una actividad física o regresa de ella necesita esta energía”, señala Sandro Gómez Maquet, médico nutriólogo. 
 
Un desayuno completo y saludable permite la preservación o mejoramiento de la masa muscular, evita la acumulación de grasa y tejido adiposo. Además, facilita la aceleración del metabolismo en el transcurso del día. De esta manera, se mantiene un equilibrio metabólico, endocrino y de composición corporal.

Por: RevistaFísico

A TRABAJAR EL CORAZÓN!
 
 
Esa sensación de que el aire falta ante cierto tipo de esfuerzos, o incluso, cuando se hace ejercicio, es una señal contundente que indica que mejorar la resistencia cardiovascular es necesario.
 
Y es que esa resistencia no es otra cosa más que la capacidad que tiene el corazón, los grandes vasos y los pulmones para suplir de oxígeno al cuerpo cuando se está realizando un ejercicio continuo y de largo aliento, que implique la participación de grandes masas musculares.
 
Pero, ¿cómo fortalecer el corazón? Jorge Iván Palacio, director de la IPS Rehabilitación y Actividad Física (React), asegura que inicialmente debe evaluarse la capacidad individual de la persona y así diseñar un ejercicio de acuerdo con la frecuencia cardíaca máxima.
 
“Hay enfermedades que son silentes y aparecen una vez se empieza a realizar ejercicio. Por eso siempre se debe conocer el estado metabólico, cardiovascular y osteomuscular previo a la actividad física”, 
Juan Camilo Correa.
 
Aunque lograr la resistencia cardiovascular depende también de un componente genético y el fenotipo de cada individuo, esta se puede alcanzar con entrenamiento adecuado, escalonado con cargas ascendentes y una complementariedad entre el ejercicio anaeróbico y de fuerza.
 
“Básicamente el ejercicio que logra este objetivo es el de tipo aeróbico, el cual implica un consumo de oxígeno. Este puede ser muy variado, siempre que incluya un aumento en las cargas de la locomoción y del largo aliento, es decir, que debe incluir un buen número de minutos”, afirma Juan Camilo Correa Cardona, médico cirujano y especialista en medicina deportiva de React.
 
Ejemplo de estos ejercicios son la caminata intensa, el trote, la natación, la bicicleta de montaña.  
PROTEÍNAS DE SUERO DE LECHE, UNA OPCIÓN SALUDABLE

Consumirlas como suplementos no es nocivo en personas saludables. Autorrecetarlas es el problema, pues cada organismo requiere consumos diferentes.

Ganar masa muscular o simplemente tener más rendimiento son algunas de las razones por las que muchos acuden a la suplementación, en eso no hay nada de malo, la clave está en identificar las necesidades particulares de cada deportista.

Para Andrés Felipe Zapata Muriel, nutricionista dietista con énfasis en nutrición deportiva, conocer los requerimientos de cada persona hace la diferencia en el uso de estas sustancias y por supuesto, en el logro de los objetivos. 

“Las personas con porcentaje de grasa bajo necesitan más que proteína de rápida asimilación un respaldo calórico para que el cuerpo aumente de peso. Sin embargo, si se trata de personas que hacen un deporte corto lo que necesitan es una proteína que se libere sostenidamente es decir, que no se absorba rápido sino que dure entre 4 y 6 horas posterior a la ingesta. Pero si solo quiere cambiar la composición corporal y perder grasa se puede tomar proteína desde que esté bien manejada y no sobrepase de 1.5 a 2 gramos por kilo de peso. Si es así no habrá daño renal, si no lo hay previamente y si la condición de la salud de la persona está bien”.  

 

CÓMO ELEGIRLAS

En los últimos años en la nutrición deportiva se ha gestado un gran movimiento alrededor de la suplementación y en el caso de las proteínas, la oferta es amplia, razón por la que escoger la más adecuada no es un asunto que deba tomarse a la ligera. 

Según Zapata Muriel, entre las clásicas y más recomendadas están las whey proteín o proteína de suero, provenientes de la leche de vaca y que antes eran consideradas como desperdicio en la industria láctea. Investigaciones revelaron la utilidad de esta sustancia y se encontró que tiene alto valor biológico, gracias a su capacidad de absorción en el cuerpo y de reparación del tejido muscular.

“Actualmente el uso de proteiìna de suero de leche es muy comuìn en la práctica de cualquier tipo de actividad física, quien quiera construir músculo, ganar una ventaja de rendimiento, lograr una pérdida de grasa corporal notable o mejorar su salud general y el bienestar, está invitado a hacerlo, siempre y cuando tenga estructurado un plan de alimentacioìn acorde a sus objetivos”, explica el experto.

Según estándares internacionales, la proteína de suero es la sustancia más recomendada, pero el mercado ofrece otras, algunas mezcladas y ahí es donde hacer una adecuada selección del producto es definitivo. 

Es frecuente que las empresas fabricantes combinen dos o incluso los tres tipos de estas proteiìnas por esa razón, a la hora de comprarlas es fundamental verificar el aporte nutricional por porción, la materia prima o ingrediente principal del que está hecho el producto.

 

¿Y EL CONSUMO?

De acuerdo con las directrices entregadas por la Asociación Internacional de Nutrición Deportiva, el momento en el que se consume la proteína es determinante. La recomendación es hacerlo posterior al ejercicio y sobre todo, distribuir las cargas de proteína a lo largo del día.  

“Si lo que se quiere es que un plan de alimentación funcione hay que repartir pequeñas cantidades de proteína en cada una de las comidas del día: huevos, carne y demás. Es fundamental comer algo de carbohidratos y proteínas siempre en cada comida”, advierte el nutricionista.

Al momento de consumir proteína como suplemento, absténgase de cometer estos errores, que suelen ser los más comunes entre la población.

 

1. Nunca reemplace una comida del día por un vaso de proteína. El cuerpo obtiene la saciedad de los alimentos a través del proceso de deglución, masticación y trituración del alimento y a pesar de que en un vaso de proteína se puede encontrar la misma densidad energética, por tratarse de en un producto licuado el cuerpo lo asimila con más facilidad y la sensación de saciedad es pasajera. 

 

2. Nunca tome más proteína de la indicada pensando que obtendrá mejores y más rápidos resultados. Recuerde que el consumo adecuado no debe superar de 1.5 a 2 gramos por kilo de peso.

 

3. No se guíe por lo que le dice la gente, todos los cuerpos son universos diferentes y no se pueden comparar los resultados. Escuche siempre al especialista en nutrición.

 

4. Lea bien las etiquetas nutricionales. Identifique los aportes de proteína por cada porción y verifique en la etiqueta los componentes del producto. “El orden en que se declaren los ingredientes en un producto en la etiqueta es de lo que realmente está hecho. Así se determina si el producto es realmente proteína o tiene azúcar y le añadieron proteína”, indica Zapata.

 Así las cosas, el consumo de estos suplementos debe hacerse siempre de la mano de un profesional de manera que la absorción de esta sustancia sea más efectiva y no provoque daños en el organismo, pues es bien sabido que el exceso de este tipo de sustancias puede ocasionar falla renal.

 

 

 

RESPIRAR BIEN ES CLAVE EN EL EJERCICIO

Tener una adecuada respiración permite oxigenar de manera eficiente los músculos, el sistema cardiovascular y el cerebro. Por eso, este proceso se debe realizar de acuerdo con la intensidad de la actividad física.

Aunque es  un acto diario, hecho de manera automá­tica e inconsciente, a la hora de hacer ejercicio es necesario tener más control de la respiración y hacerla en función del tipo de ejercicio realizado. La razón es que permite mejores resultados en la oxigenación de la sangre, el cerebro, los músculos y el control del ritmo cardíaco, lo cual mejora el desempeño en los ejercicios de larga duración y de baja intensidad.
 
La respiración cumple un doble propósito. En primer lugar, regula la resistencia del cuerpo y en segunda instancia, la respiración al oxigenar el cerebro permite estar todo el tiempo alerta e ir desarrollando una estrategia. De allí que realizar este proceso de manera adecuada permita que la persona tenga la tranquilidad y el estado mental ideal para un alto desempeño deportivo. Así mismo, la respiración acelerada hace que el organismo pierda fuerza rápido y  tolere menos tiempo de actividad.
PROCESO VITAL DEL CUERPO
Partiendo de la base de que el oxígeno es fundamental para que las células funcionen bien y que la respiración no es un acto que se pueda regular, hacerlo de forma voluntaria en determinados casos sí es posible. 
 
De acuerdo con Jorge Iván Palacio, deportólogo y director de React, al hacer ejercicio la frecuencia respiratoria aumenta y el organismo va a demandar cada vez más oxígeno. Una vez este entra a la sangre se adhiere a los glóbulos rojos y es transportado hasta el lugar donde se necesita. Además, en el momento de realizar ejercicio, el oxígeno se transporta hasta los músculos.
 
Hay que diferenciar entre ejercicios aeróbicos donde se utiliza el oxígeno y anaeróbicos donde el oxígeno no se utiliza. Uno de alta intensidad y de corta duración es un ejercicio anaeróbico, entonces la energía se saca a partir de sustratos que no utilizan el oxígeno, es decir, que se utilizaría el azúcar por vía anaeróbica.
 
“Un ejercicio de carácter aeróbico de mediana o larga duración requerirá de una mayor presencia de oxígeno y por lo tanto, de una mayor frecuencia respiratoria. Ejercicios de este tipo como trotar, montar en bicicleta o nadar por más de dos kilómetros requerirá entonces de un ritmo sostenido de respiración inhalando por la nariz, de tal forma que el aire que ingrese sea filtrado por las fosas nasales y calentado de forma progresiva, así como su exhalación por la boca”, afirma Luis Carlos Buitrago, magíster en intervención integral al deportista.  

Fuente: Revista Físico www.revistafisico.com

MUJERES SIN MIEDO A LAS PROTEÍNAS
 
Ese temor de tener un cuerpo masculinizado jamás ocurrirá con el consumo de estas sustancias, la genética femenina es sabia y es la encargada de impedir que eso ocurra.
 
Aunque en el mercado la oferta de proteínas como complemento a la actividad física es amplio, muchos mitos se siguen tejiendo alrededor del consumo de este tipo de productos, sobre todo en las mujeres que, con alguna frecuencia, no los consumen por temor a lucir un cuerpo musculoso y poco femenino. Incluso, hay quienes prefieren pasar por alto el trabajo con pesas para evitar una supuesta hipertrofia excesiva. Para conocer la verdad del asunto, Laura Ordoñez Gómez, nutricionista y bióloga de New Lab, aclara esos mitos.
 
¿POR QUÉ LAS MUJERES DEBERÍAN CONSUMIR PROTEÍNA EN POLVO?
Cuando una mujer empieza a hacer actividad física, como cualquier persona, los requerimientos van a aumentar, tanto de proteína, como de nutrientes, carbohidratos, vitaminas y minerales. Muchas mujeres pensarían que si empiezan a consumir proteína se van a subir de peso y eso es un error, porque lo que nos incrementa el peso es el exceso de calorías. Por lo tanto, si están haciendo ejercicio, las necesidades aumentan y así mismo, van a tener que consumir más proteínas. La mayoría de ellas son solo eso, vienen sin carbohidratos y sin grasa. El propósito de suplementarse con proteína en polvo es darle al músculo el alimento que él necesita para mantenerse bien luego del desgaste físico que el cuerpo está teniendo.
 
¿ES POSIBLE QUE LAS MUJERES LUZCAN UN CUERPO MUSCULOSO PRODUCTO DE LAS PROTEÍNAS?
El mayor temor es que se vean masculinas, pero no hay de qué preocuparse, por una razón muy sencilla y es la genética, las hormonas. Los hombres logran esos cuerpos, muy musculosos, porque ellos secretan testosterona que es la que hace que aumenten tanto de masa muscular, las mujeres al no secretar esa cantidad no tienen posibilidad de que eso ocurra, la única manera es usando esteroides. Por más pesas que levantemos, solo ellos lograrán ese nivel de musculación sin necesidad de usar otro tipo de ayudas. 
 
¿QUÉ TIPO DE PROTEÍNAS EXISTEN?
Hay varios, podríamos hablar de cinco.
 
HIPERCALÓRICAS: recomendadas para una persona delgada, que no logra aumentar de peso por más que coma en grandes cantidades.
 
AISLADAS: para quienes apenas comienzan la suplementación, estas son ideales porque son solo proteínas, no tienen ninguna combinación de carbohidratos ni grasas.
 
WHEY: se aconsejan para los que no son tan estrictos y apenas empiezan a suplementarse, gracias a que tienen 4 gramos de carbohidratos y 2 de grasas. Incluso, tienen precios más bajos en el mercado.
 
A BASE DE CASEÍNA: la duración en el cuerpo es más prolongada por lo que su consumo se aconseja solo en la noche, para que la acción dure las 8 horas de sueño.
 
AVANZADAS: estas son recomendadas para personas que han entrenado por muchos años y su actividad es más fuerte. Vienen complementadas con otras sustancias como la creatina.
 
¿CUÁNDO Y EN QUÉ MEDIDA TOMARLAS?
Siempre después del entrenamiento porque eso es lo que va a promover la recuperación de los músculos, de los tejidos desgastados durante la actividad física, ayuda además, al aumento de la fuerza y por supuesto, del músculo. La cantidad de proteína que cada una debe consumir es individual, el nutricionista es quien determina el requerimiento. Estudios demuestran que si se consumen diariamente más de 2 gramos por kilo de peso, el cuerpo no va a aprovechar ese exceso de proteína. También cabe la posibilidad de que esos excesos puedan causar daños al riñón por lo tanto, es importante conocer el requerimiento de proteína al día, pues todo eso va ligado al tipo de actividad física que cada una realice, los hábitos y la alimentación.
 
Hay una línea especial para mujeres de ELITE MAX, y maneja una proteína llamada MAX BTONE diseñada especialmente para el cuerpo de la mujer llamada MAX BTONE. Es muy buena para las mujeres porque a la hora de hacer ejercicio si bien los requerimientos de todos los nutrientes aumentan, nosotras por tener menos músculo en el cuerpo no vamos a necesitar tanta proteína como los hombres. Esta es una muy buena alternativa pero siempre orientadas por un nutricionista para definir la cantidad que deben consumir. Aca les dejamos el link http://www.fitnesspeople.com.co/linea-de-la-mujer allí encontraras la línea completa de la mujer.
 
“Las mujeres no deben temer al consumo de proteína ni a las pesas. La invitación es a hacer trabajos de fuerza porque en la medida que tengan más músculo, más grasa van a quemar, van incluso, a bajar de peso y eso solo se logra con ejercicio y alimentación”

 

COMO EMPEZAR A ENTRENAR

El creador de #ingenieriacorporal, Farid Naffah entrega en este artículo claves para comenzar, de manera responsable, el entrenamiento de cualquier disciplina.

A veces lo obvio se convierte en algo confuso por el simple hecho de ‘suponer’ que es obvio. La suposición deja cosas al azar, y el azar no tiene nada de confiable, por eso, lo mejor en cualquier decisión que se toma en la vida es no dejar cosas al destino, al menos de manera consciente.
 
La pregunta que parece obvia, pero que de obvio no tiene nada es ¿cómo iniciar un estilo de vida fitness? En realidad, es una pregunta que tiene muchas vertientes, justamente porque es un estilo y existen muchas variables implícitas, entonces, por el momento y para efectos prácticos del presente artículo empezaré por lo más importante en lo que respecta al riesgo que implica no hacerlo bien y es el entrenamiento. Entonces, reformulando la pregunta ¿qué se debe tener en cuenta a la hora de empezar a entrenar?
 
El pasado 29 de enero, durante todo el día y en diferentes medios de comunicación de Colombia, entre muchas otras, una de las ‘catástrofes’ del día fue anunciada así: “Por exceso de ejercicio impuesto por entrenador, joven podría perder los riñones” (http://noticias.caracoltv.com/salud/por-exceso-de-ejercicio-joven-podria-perder-los-rinones)
 
Erika Ducón de 21 años, en su segundo día de gimnasio luego de terminar las 200 repeticiones de sentadilla con salto propuestas por el entrenador, terminó en urgencias con un caso de rabdiomiólisis (trastorno originado por daño del músculo esquelético que como subproducto libera mioglobina, entre otros, y puede comprometer la integridad del riñón, llegando incluso a causar insuficiencia renal aguda).
 
Si acá terminara el artículo sería una noticia más y ya, pero el trasfondo es enorme si en perspectiva vemos la magnitud de que si no empezamos a entrenar bien, las consecuencias van mucho más allá de desanimarse y no volver a realizar actividad física.Entonces, ¿qué se debe tener en cuenta a la hora de empezar a entrenar? Lo primordial es informarse, al menos, un poco sobre quién será el encargado de guiar su proceso. ¡Pilas! Lea nuevamente: proceso, es decir, debe ser algo gradual, debe ir de menos a más.
 
Si vamos a comprar un celular, un carro o una tv., la mayoría hacemos el ejercicio de ver cuántos megapíxeles tiene la cámara del celular, qué tanto combustible consume el vehículo, y si la tv es Smart para ver Netflix, pero en el tema de poner nuestra salud en manos de alguien, nos entregamos sin medida, como adolescentes en la excursión del colegio, como si fuera algo irrelevante. Sin embargo, si el ‘celu’, el carro y la tv, no cumplen sus expectativas, pues no será una gran tragedia. Pero si a quien le entrega la confianza de cuidar de su salud no cumple sus expectativas, puede que no pase nada, pero puede que sí, y que las consecuencias... ¡sean graves! 
 
No todas las personas tienen las mismas capacidades y, mucho menos, las mismas aptitudes físicas. Si va al médico y sin revisarlo ya lo quiere operar usted sospecha, entonces ¿por qué no sospecha si cuando va a empezar una práctica deportiva, su ‘coach’ lo pone a hacer ejercicio sin conocer un poco más de usted?
 
Lo más importante para trazar su punto de partida debe ser el conocimiento mínimo de sus condiciones de salud que, en muchos casos, pueden ser grandes limitantes. Y obviamente, si existe un punto de partida planifique pequeños ‘peajes’ en la ruta donde pueda valorar su avance y sepa hacía dónde se dirige. Es sencillo. Cuando uno no sabe pa’ donde va, cualquier bus le sirve, pero la realización de una actividad física debe tener un norte muy individual para cada quien, no solo por organización sino por prevención.
 
No dé nada por obvio, pregunte, indague, si se quiere meter en el cuento ¡investigue un poco! Y no olvide que la decisión más inteligente a la hora de empezar en lo que sea es rodeándose de personas altamente capacitadas que puedan orientarlo de manera responsable.
 
Listo, ahora sí, como después de la tormenta viene la calma ¿qué otros factores tener en cuenta? 
 
1. Incremente su ingesta de agua, va a transpirar más y metabólicamente demandará una ingesta más alta de líquido, por lo tanto, manténgase hidratado.
 
2. Lleve un control de medidas a lo largo del tiempo. El peso no es lo más importante, es más, el peso no dice mucho. Qué tanta masa libre de grasa tiene, su porcentaje de grasa corporal y su perímetro abdominal son mucho más importantes que preocuparse por quien es usted en kilos. La mayoría de sitios y profesionales afines tienen dispositivos análogos o digitales para cuantificar dichos datos, conózcalos y contrólelos a lo largo del tiempo, además son indicadores básicos de su proceso.
 
3. No es vanidad, no es por verse bien, es por necesidad: adquiera la indumentaria adecuada para hacer deporte. Aún veo a la gente en los gimnasios corriendo en Converse y ¡me duelen las articulaciones a mí! Es importante no solo estar cómodo, sino funcional. Sea cual sea la modalidad deportiva seleccionada, elegir los aditamentos correctos puede evitarle dolores de cabeza, de espalda y de articulaciones, entre otros.
 
4. ¡Sea paciente! Los resultados obedecen a una fórmula sencilla: disciplina, paciencia y constancia.
 
5. Por último, pase la fase adaptativa de cualquier actividad física con rigor, no hay afán, 3 a 4 semanas le darán información detallada sobre sus aptitudes, y esas, son ficha clave para saber cuál es el próximo paso.
¿QUE ES RABDOMIÓLISIS?
 
 
Recientemente, la rabdomiólisis fue tema de conversación entre usuarios de gimnasios, entrenadores y deportistas, pero sabes ¿de qué se trata esta enfermedad? Aquí te contamos.
 
Saber qué hacer, con qué cargas y con qué frecuencia son puntos con los que no se puede improvisar a la hora de entrenar, pues las consecuencias de una mala práctica deportiva no en todos los casos llegarán de inmediato, algunas tomarán más tiempo y podrían ser irreversibles.
 
La rabdomiólisis y un posible daño renal severo producto de un entrenamiento mal direccionado fueron noticia en Colombia hace unos meses y, aunque, prendió las alarmas temporalmente, estos temas requieren de especial atención, sobre todo, en este momento en el que los gimnasios cada vez ganan más usuarios.
 
Como en cualquier situación de la vida diaria, los excesos traen sus consecuencias, unas más severas que otras, pero aparecen. En el caso de la actividad física y el entrenamiento, la rabdomiólisis es tal vez, la más frecuente, de la que poco se habla y, posiblemente, una de las que más daño puede provocar.
 
¿DE QUÉ SE TRATA? El deportólogo Jorge Iván Palacio la explica como la ruptura de las fibras musculares que se producen por las cargas exageradas en el ejercicio, lo que eleva algunas enzimas corporales y pasan por los riñones ocasionando daños. “Este tipo de situaciones se presentan con frecuencia en gimnasios que no tienen mucho control o esos que llamamos de garaje, incluso donde se ofrece gimnasia pasiva. En estos últimos, le meten altas cargas de energía al músculo lo que genera contracción concéntrica con el chaleco y excéntrica con los ejercicios dinámicos, todo esto hace que la fibra muscular se rompa y se desarrolle la rabdomiólisis. Una enfermedad en la que se elevan enzimas y se aumenta la mioglobina, una proteína que se libera al torrente sanguíneo y se elimina por el riñón generando daños renales”.
 
"En 1 mes o, incluso, un par de semanas las personas con casos más leves pueden retomar la actividad normal"
 LAS PRIMERAS SEÑALES
Además de la fatiga, la disminución en la producción de la orina y el color oscuro, tipo Coca Cola, como la describe el atleta Augusto ‘Tin’ Castro son algunos de los síntomas característicos de la enfermedad. A los que se suman otros como debilidad generalizada, rigidez o dolor muscular y articular, sensibilidad muscular o convulsiones.
 
“Los que entrenamos duro, en algún momento y hasta cierto punto lo experimentamos, incluso, en la mayoría de las competencias de Ironman y otras de alta intensidad los deportistas tienen algún síntoma de rabdomiólisis. Cuando se suben ciertos niveles de creatinina y empiezas a orinar color Coca Cola es peligroso y hay que ir al médico”, aconseja Tin.
 
Y es que además de los excesos en la actividad física, la deshidratación grave es otra de las causas de la rabdomiólisis, por esa razón, cuando se detecta a tiempo esta alteración, la administración de líquidos en grandes cantidades vía intravenosa es la primera forma de tratarlo, sin embargo, cuando la situación es más crítica hay que acudir a la diálisis.
 
APOYO EN EL ENTRENADOR
Más allá de alcanzar los objetivos en el corto plazo y cumplir las metas con responsabilidad sin poner en riesgo la salud, es fundamental seleccionar correctamente quién oriente los entrenamientos. Está claro que todos los ejercicios no son para todos y es necesario respetar el principio de la individualidad cuando se trata de diseñar un plan de entrenamiento.
Para Yobany Moreno, entrenador personalizado, es necesario diferenciar entre una exigencia física baja, media o alta, acorde con el nivel de preparación de cada persona y así detectar los signos del cuerpo para identificar la enfermedad y evitar llegar incluso, a la muerte. “Hay que tener en cuenta la categoría en la que está cada usuario y así exigirles físicamente, nunca hasta reventarlos, ese es el error más grande. Hay que tener presente la percepción del esfuerzo de cada uno, guiar la preparación, hacer un adecuado plan de entrenamiento, preparar ciclos de entrenamiento y así, llevar al usuario a dónde quiere llegar, sin lesiones ni enfermedades. Es necesario el profesionalismo y tener claro que la persona que entrenamos necesita asesoría profesional y no un animador que le grite o le exija sin tener conciencia de hasta dónde puede dar el usuario”, sugiere Yobany.
 
“La rabdomiólisis da en dos tipos de personas: las que dejan de entrenar fuerte y retoman sin estar preparados y las que nunca han entrenado y se exigen demasiado” Augusto ‘Tin’ Castro.
 
DE: REVISTA FÍSICO

 

LA GRASA NO ES EL ÚNICO PROBLEMA

Casi a diario se escucha que la mayoría de personas dicen que eliminaron las grasas de su dieta porque estaban perdiendo su figura, pero resulta que excluirlas de la dieta no es la mejor decisión que podemos tomar cuando se trata de estar saludables y mejorar composición corporal.

Es verdad que las grasas son altas en calorías, pero aunque muchos no lo crean la respuesta hormonal que generan es beneficiosa, ya que ayudan a controlar los niveles de insulina, controlan la ansiedad y elevan la testosterona, por eso nos guste o no son necesarias en nuestra alimentación diaria, la clave es elegirlas de la forma más saludable posible.

Por ejemplo el aguacate, aceite de oliva, salmón y las nueces son fuentes grasas de calidad, también es importante medir la cantidad porque no porque sean buenas se puede exceder en su consumo diario, recuerda que lo saludable y recomendado es consumir entre 40 y 60 gramos de grasas buenas en un día y si lo haces de la forma correcta puedes ayudarte a cumplir tus objetivos, aumentar un poco más al consumo de grasa de calidad y disminuir el consumo de carbohidratos es la clave para un correcto equilibrio.

Para finalizar y como un tip adicional recuerda que la clave esta en quemar más calorías de las que consumimos si queremos bajar de peso o quemar las mismas que consumimos si queremos mantener.

LOS AMINOACIDOS EN POLVO VS AMINOACIDOS EN CAPSULAS

Muchas personas se preguntan a diario si es mejor el amino en cápsula o en polvo, sabemos que el consumo de aminoácidos es importante para la recuperación del músculo después del entrenamiento pero no tenemos claro cual de sus presentaciones es mejor y porque, por eso hoy les traemos este debate para conocer si hay una mejor que la otra.

Lo primero que se debe decir es que la única diferencia que existe entre estas dos presentaciones es el tiempo de absorción en el organismo, los aminoácidos en polvo tienen una menor resistencia a la absorción ya que al ser mezclada en agua puede ir directamente al  torrente sanguíneo a diferencia de las cápsulas que deben pasar por un proceso de desintegración antes de ser absorbidas por nuestro cuerpo, sin embargo las cápsulas también cuentan con algunas presentaciones líquidas, lo que permite que lleguen más rápido al torrente sanguíneo.

Con lo anterior lo que queremos decirles es que ambos son igual de efectivos solo que la presentación en polvo hace un efecto un poco más rápido, así que podemos decir que se trata de un tema de comodidad ya que hay quienes de preferencia tienden a consumir sus suplementos en cápsulas pues de esta manera pueden llevar un control más exacto de la cantidad de servicios que aporta el suplemento además de que su presentación tiende a ser mucho más cómoda  para llevarlos al Gym.

Pero también, existen otras personas que prefieren las formulas en polvo pues estas son usualmente se presentan con deliciosos sabores que agradan y refrescan al consumirlos, en conclusión en el tema de los aminos cualquier presentación es válida para tu organismo, solo se trata de que elijas la que por tus preferencias o estilo de vida se adecua más a ti.